La Inmaculada de los Venerables contemplada en su altar originario – 142


Inmaculada dee los Venerables

Los artistas regalan su espíritu a su obra y esta queda como mortecina en su soledad a la espera de que otro hombre la contemple y haga renacer su alma. Así, esta Inmaculada de Murillo me ofreció generosa el espíritu del artista.

Entré en la iglesia del Hospital de los Venerables y allí estaba, en donde siempre estuvo hasta que el franchute del mariscal Soult la secuestró en 1813. Sí, allí estaba, en el marco que Bernando Simón de Pineda había labrado para ella en torno a 1665.

Me acerqué a contemplarla. Estaba yo solo en el silencio de la nave. Y, como tantas veces me ha ocurrido con el Arte, me quedé extático delante de ella y no podía dejar de mirar a la Inmaculada de los Venerables.

Primero me quedé arrobado y quieto viéndola. Luego, mi razón empezó a escudriñar en sus detalles: en los angeles que, como una hélice que se difuminaba, la rodeaban, en las nubes blancas y doradas, y en Ella. Recorrí su cara de niña que miraba al cielo, sus delicadas manos unidas en el pecho, su vestido azul y blanco que vaporoso se enredaba en la luna a sus pies. Veía triángulos, pinceladas sueltas y luz, una luz tan cierta como la de la penumbrosa iglesia, y la veía ascender al cielo con un movimiento tan real como la quietud de mi postura. Pues así seguía, otra vez contemplándola, quedo, sin poder moverme.

Los artistas regalan su espíritu a su obra y esta queda como mortecina en su soledad a la espera de que otro hombre la contemple y haga renacer su alma. Así, esta Inmaculada de Murillo me ofreció generosa el espíritu del artista y pensando en ello, imaginé a los anciamos sacerdotes que la contamplaban hace siglos y rezaban afianzados en su fe al mirarla y desee que el milagro de que lo inerte cobre vida surja cada vez que alguien cruce su mirada con la mística e inocente belleza de esta Inmaculada de Murillo.

Y pasado el tiempo, me fui más rico de lo que había entrado, pues no hay mayor fortuna que la de contemplar un alma, máxime si es la de un artista a través de  su obra.

Juan Pablo Navarro
Maratania
Edición. diseño, maquetación y servicios editoriales – Sevilla
maratania@maratania.es
www.maratania.es
Facebook
Twitter
Linkedin

 

También le puede interesar

(pulse en la imagen para ir al enlace) 
Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Sevilla, ciudad y provincia – Un entretenido paseo en un libro de medio formato

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Miguel Zapke y la fotografía de 360º

Portada de Casas Sevillanas desde la Edad Media al Barroco

Casas Sevillanas desde la Edad Media hasta el Barroco. Un libro que nos abre las más exquisitas mansiones de Sevilla

 

Anuncios

Acerca de maratania

Compaginamos la edición de libros con servicios editoriales y de diseño a empresas, fundaciones y administraciones públicas. La calidad de nuestros textos, fotografías, gráficos, diseño, maquetación, impresión, encuadernación y transporte garantiza las más exigentes necesidades de nuestros clientes. Estamos en Sebastián Elcano, 6B, local dcha. 41011, Sevilla. Para contactar con Maratania, por favor, envíenos un correo a maratania@maratania.es o llámenos al 626680793.
Esta entrada fue publicada en Arte, Iglesia, Maratania, XVII y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s